EL MAR

Inmenso y poderoso mar
que con tus olas
quisieras poseer las rocas,
¿no ves que ellas no te van a dejar?
Pero tu nunca descansas
con calma, vas i vienes,
vienes y vas,
hora tras hora,
día tras día
sin prisa,
pero sin pausa,
erosionando, desgastando.

De repente, se levanta brisa,
ya parece que hay algo de prisa
el mar alegre y contento
sale a su encuentro
estoy ¡¡¡VIVO!!!

les dice a las rocas
pero ellas siguen igual.

¿Como puede ser
que las rocas no sientan,
que el mar quiere hacerse notar?

Y se levanta el viento
que es su amigo querido
y le da más fuerza al mar
haciéndole sentir
fuerte y valiente
y contra las rocas arremete
como diciendo:

– Si con suavidad no me sientes,
te demostraré, que puedo ser diferente,
Pero las rocas siguen indiferentes.

y el mar sigue con su brío,
y su creencia de ser superior,
pero las rocas siguen impasibles
como diciendo:

– Puedes hacer lo que quieras,
tus arrebatos son como fieras
pero con nosotras no podrás.

Y cuando el mar cansado y agotado,
decide dejar el enfado
las rocas le dicen:

– Nosotras, no somos ni más
ni menos que tu,
somos parte de la naturaleza,
y compartimos tu grandeza.

Necesitamos de ti
cuando estas calmado
porque tu nos das frescor,
cuando el sol calienta,
y nos das compañía,
en las noches frías.

y tu nos necesitas
para calmar tus furias
para desgastar tus fuerzas
y aliviar tus penas

No quieras nada demostrar
nosotras sabemos tu compañía apreciar
y nos haces querer y valorar
al amigo que eres de verdad.

estel_blau *10-octubre-2006*

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *