LA COMPAÑÍA

Estando en casa un día
muy sola me sentía
vi las nubes que corrían
empujadas por el viento, se mecían



Pequeños cúmulos se unían
y una nube grande formaban
y pensé con melancolía
hasta las nubes buscan compañía

Una persona que bien me conocía
dijo una vez de mí,
que era una persona, como la mayoría
que de cariño estaba necesitada



y yo, ¿me pregunto?
porque, llegan esos días
en nuestras vidas
que necesitamos sentirnos queridos
que necesitamos de las personas cercanas.

Esa sonrisa, esa palabra
que nos ayuda a levantarnos
cada mañana.



Maldita soledad
que siempre está esperando
la más mínima oportunidad
para llenarnos con su presencia
y su tenacidad.

Suerte que estos días
en algún momento
tienen que cambiar



Y estoy segura de que con el tiempo
otras nubes he de hallar
y con ellas lograr
una nueva forma de soñar
una nueva forma de vivir

No me resigno a la soledad

y pienso luchar por cambiar.

estel_blau  (14-10-2006)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *